Para la creación del Ron de Guatemala se utiliza una cepa de levadura (Saccharomyces cerevisae) extraída de la piña. En los laboratorios de la destilería y bajo estrictos controles de calidad, la cepa madre es reproducida cuidadosamente hasta alcanzar la madurez necesaria para emprender su tarea de fermentación.

El proceso completo toma de 100 a 120 horas —las necesarias para obtener una mayor complejidad de aromas y sabores. Durante  este tiempo, la temperatura, el pH y otras variables bioquímicas son rigurosamente controladas.

El Ron de Guatemala se destila de forma continua, en columnas con
secciones de cobre. La  personalidad de cada ron comienza a dibujarse durante este proceso, que se realiza de forma diferenciada para cada producto.